AMLO propone consulta pública para legislar sobre el aborto

Luego de que la legislación argentina encendiera los movimientos feministas en toda América Latina, en México, el Gobierno Federal encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, se manifestó respecto a la agenda social en temas de género.

Pese a ello, la declaración del presidente mexicano provocó la indignación entre quienes esperaban que se siguiera el ejemplo del modelo argentino. El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que cuenta con mayoría en ambas cámaras, propuso este jueves someter la despenalización del aborto a una consulta pública debido a que se trata de un tema “muy polémico” con “puntos de vista a favor y en contra”, sobre cuyo futuro “no deben decidir las estructuras del poder”, sino las mujeres.

López Obrador señaló que “en estos temas donde hay puntos de vista a favor y en contra (…) lo mejor es consultar a los ciudadanos, y en esta caso, a las mujeres. Hay mecanismos para poder solicitar una consulta”, dijo en referencia al artículo 35 de la Constitución y señalar que las consultas ciudadanas pueden ser vinculantes.

“Nosotros hemos sostenido que es un tema que debe consultarse y en el cual deben decidir libremente las mujeres”. Según el mandatario el tema del aborto no debe ser un asunto de creencias religiosas o políticas. “Si se considera que esto es necesario, importante, hay la vía para que se decida, que no intervengan estructuras de poder. Esto que no sea un asunto de Gobierno o de los poderes o de las iglesias, sino que sea un asunto de las mujeres (…) en temas muy polémicos, lo mejor es que se consulte”, dijo durante la ‘mañanera’ de este jueves.

La respuesta, sin embargo, no ha satisfecho a los colectivos feministas que se oponen a que sus derechos sean sometidos a consulta y han exigido a su partido, el Movimiento de Regeneración Democrática (Morena), que gobierna desde hace dos años, que haga valer su amplia mayoría en el Congreso y el Senado para aprobar una ley federal que permita la interrupción legal del embarazo. Frente a otras consultas ciudadanas ya efectuadas, como el Tren Maya, y otras previstas, como la que se celebrará en junio sobre la posibilidad de procesar a los expresidentes, el asunto del aborto sobrevuela sin concretarse a pesar de que México está a la cabeza de la OCDE en embarazos adolescentes con 77 nacimientos por cada 1.000 mujeres de 15 a 19 años.

Actualmente solo dos Estados, la Ciudad de México y Oaxaca, cuentan con servicios de aborto libre y gratuito hasta la semana 12 de gestación, es decir, una ley de plazos donde no hay que señalar motivo alguno para solicitar la intervención. La capital, también gobernada por Morena, lo aprobó en 2007 y Oaxaca, el año pasado. En todos los códigos penales estatales se tolera el aborto en caso de violación y cada entidad añade otros supuestos, como el peligro para la vida de la madre o malformaciones fetales. En la práctica, sin embargo, abortar en algunas zonas de México es una desagradable y violenta odisea durante la cual, las mujeres, pueden ser denunciadas incluso en el centro médico.

El Gobierno ha puesto en marcha una Estrategia para la Prevención del Embarazo en Adolescentes, para tratar de reducir los 340.000 nacimientos anuales entre menores de 19 años y la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ha afirmado en varias ocasiones que los embarazos de niñas deben ser considerados violación.

Tras la aprobación en Argentina la madrugada del miércoles del aborto libre y gratuito hasta las 14 semanas, una de las reacciones más inesperadas llegó desde la propia familia del mandatario. José Ramón López Beltrán, hijo mayor de López Obrador, celebró la noticia en las redes sociales escribiendo que en México “ya nos toca”.