Barbosa propone reforma para evitar que funcionarios del poder judicial ejerzan cargos a perpetuidad

En busca de que los funcionarios del órgano judicial también tengan plazos establecidos para el cumplimiento de sus cargos, el gobernador del estado, Miguel Barbosa Huerta, aprovechó su participación en el informe de Héctor Sánchez Sánchez, titular del Tribunal Superior de Justicia, para anunciar una reforma a la Ley Orgánica del Poder Judicial, con el fin de establecer temporalidad a sus funciones.
“Se ha caído en los abusos, en los excesos. Nunca más una infamia desde los poderes públicos (…). Con mucho respeto le digo a los señores magistrados que no pueden ser magistrados de por vida, tienen que ser como los ministros de la Corte, por un periodo. No puede haber cargos por siempre, tiene que haber funciones públicas por plazos determinados”, menciona Barbosa.
Esto sucedió posterior a una filtración hecha por CAMBIO, en dónde una terna de magistrados confabulaban y revelaban sus “fechorías” en contra del barbosismo latente en el estado, así como expresaban su apego y melancolía por el casi extinto régimen morenovallista.
En afán cuestionable, tal parece que la actual reforma conlleva un saludo escondido a los magistrados Mancilla Amaro, Cruz Bermúdez, Galván Zenteno, Flores Toledano y Grajales Espina.
La perpetuidad en cualquier cargo va en contra de un sistema con naturaleza democrática. Aunque es cierto que no todos los cargos deben homologar sus tiempos y oportunidades de ejercicio, la búsqueda de transparencia en el actuar de jueces y magistrados (quienes son los encargados de impartir justicia) se ve apoyada por la aplicación de una ley de esta naturaleza y más, atendiendo a una existencia de crisis política, tal como lo refiere el gobernador: “Hay una crisis de la política, la política en lo que son el ejercicio de las funciones públicas no de la política electoral, de la que por cierto el Poder Judicial debiera ser más ajeno”.
En busca de que los funcionarios del Poder Judicial (así como del Poder Legislativo) estén al mismo nivel que los ciudadanos (y de que acaten las mismas leyes que ellos ejecutan y elaboran) el gobernador propone que además que se les elimine el fuero, buscando un actuar más transparente de estos mismos: “Voy a promover ante el Congreso una reforma a la Ley Orgánica del Poder Judicial de fondo para fortalecer al Poder Judicial, para quitar los fueros”.
Finalmente, llegando al fin de su intervención, propuso en mismo sentido la creación de una Sala Constitucional adscrita al Poder Judicial, con el fin de dar atención a las controversias constitucionales y como medida para anticiparse a la intervención por parte de las instituciones a nivel federal.