¿Dónde están los 50 millones que donó la Fundación Jenkins para el apoyo de las familias poblanas?

Siendo lo desgarrador que fue el sismo presenciado el primero de diciembre del año 2017 (que dañó a los estados de Puebla, Morelos y Ciudad de México) los 50 millones de pesos otorgados por la Fundación Jenkins para la construcción de 1,953 viviendas en beneficio de las familias afectadas, tal parece no tiene rastro.

El donativo hecho por la Fundación Jenkins fue entregado a la Fundación Empresarios por Puebla, la cual fue conformada durante la administración del exgobernador Melquiades Morales Flores, en razón al sismo ocurrido durante el año 1999. Según se conoce, la fundación hizo entrega de 315 viviendas destinadas a familias beneficiarias en Atlixco y Cohuecan, sin embargo, posterior a ello, no hubo mayor información respecto a labores realizadas en favor de las metas planteadas, limitándose a excusarse con que la Comisión Nacional de Vivienda se encontraba retrasada en la liberación del recurso.

Debido a la vorágine de sucesos que Puebla tuvo que sobrellevar por cuestiones de reconstrucción de infraestructura, así como de conflictos políticos por lo vivido con los difuntos Moreno Valle, los interinatos de Jesús Rodríguez Almeida y Guillermo Pacheco Pulido, así como de las elecciones extraordinarias, es que no se había prestado atención sino hasta que ahora, el gobernador Miguel Barbosa Huerta, ordena investigar la situación de los recursos para un esclarecimiento de las acciones con que aquella fundación que ha dejado pendientes un total de 600 hogares, así como 30 capillas temporales y cinco templos, en las comunidades de Atlixco, Atizihuacan, Chiautla, Cohuecan, Huaquechula, Ixcamilpa de Guerrero, Izúcar de Matamoros, Tepeojuma, Tepexco, Tianguismanalco, Tilapa, Tlapanala, Tochimilco y Tzicatlacoyan, respectivamente.

Si bien la investigación ordenada por Barbosa contempla los recursos destinados para la reconstrucción del 19S, así como de recursos federales y estatales aplicados posterior al desastre, los 50 millones donados por Fundación Jenkins también forman parte del esclarecimiento necesario, así como, en mismo sentido, pasan a formar parte las aportaciones hechas por Fuerza México y el empresario Carlos Slim.

Si bien las aclaraciones deberían ser exigidas con mayor preponderancia por la Fundación Jenkins particularmente, la actual administración se ve interesada por la posible malversación de los recursos y manifiesta que, apenas concluyendo las investigaciones correspondientes, se darán a conocer los responsables del desvío de recursos, que hoy cargan en su crimen con viviendas, escuelas y centros religiosos en pésimas condiciones (a más de dos años de destinado del suceso) que hoy afectan la vida de muchos poblanos.