El camino del elefante: nuestra nueva normalidad

Estamos en el día 81 de la nueva normalidad y han pasado 149 días que inició la cuarentena en México ante la pandemia Covid-19, por ahora, no hay fecha para que termine la peor crisis de salud pública de los últimos cien años.

Mucho menos sabemos cuándo habrá una recuperación económica en el país, ya que nos enfrentamos a la peor recesión de todos los tiempos.

Tampoco tenemos idea de cuando nuestras vidas cotidianas regresarán a la normalidad que teníamos presente, también no sabemos cuándo el mundo será como antes y qué cambios nuevos marcarán las siguientes décadas.

Pero no todo es oscuro, ni en tonalidades grisáceas o sin un color definido, ya se empieza a ver una luz al final del túnel, debo confesar que está teniendo a un ritmo lento, la pandemia está empezando a ceder, a nivel nacional, en esta semana se tuvo el día con el número menor de contagios desde junio pasado, en el estado de Puebla bajó por cuatro semanas la positividad de nuevos casos de contagio en Puebla, de 57 a 44 por ciento, lo cual suman tres semanas con esa tendencia. En el Valle de México, desde abril, por primera vez se han registrado días con menos de cien decesos a causa del coronavirus.

Lo más relevante: la conjunción de esfuerzos de los gobiernos de México y Argentina, entre Astra Zeneca y la Universidad de Oxford, y con la contribución de capital de riesgo de Carlos Slim, ya se trabaja en una vacuna.

¡Si, en el primer trimestre de 2021 tal vez tengamos ya un proceso masivo de vacunación en México!

Un freno a este virus que convirtió a 2020 en el año en que vivimos en peligro

Puebla ya está en el color naranja del semáforo epidemiológico, muchos ya regresaron a trabajar, estudiar y ya registran ventas e ingresos económicos.

Algunos actores de la economía se atreven a decir que las preocupaciones laborales, por fortuna, ya son iguales a los tiempos de antes del inicio de la cuarentena.

¡Pero esa no es la realidad de todos!

Muchos no van a tener el mismo ritmo de recuperación, en Puebla se han perdido más de 47 mil fuentes de trabajo en los últimos 150 días, de los cuales son de los mejores empleos, de esos que tienen contrato, prestaciones y salarios dignos, son lo que ha diluido la crisis del Covid-19 y hay otros muchos miles de trabajadores informales que sus pérdidas no entran en las estadísticas oficiales, se dice que tardará 12 meses en recuperarse, 30 mil de esos 40 mil empleos formales.

Es aquí donde debemos hacer un alto…

Yo te invito a que reflexionemos y pensemos en algo sencillo:

¿Hay que sentarnos a ver cómo llega la recuperación, sea lenta o más rápida de lo que esperamos? o ¿eres de los que cree que los seres humanos no debemos ser pasivos y tenemos que buscar modificar nuestra realidad?

¿Eres de los que crees que lo importante es que tú condición está bien o no está tan mal, y no hay que voltear a ver a los demás? O ¿crees que lo fundamental ya lo hizo el gobierno y la sociedad debe esperar el resultado?

La respuesta a estas interrogantes se reduce a una frase: ¡No es momento de esperar, es momento de ser solidarios!

¡Es momento de no ser pasivos frente a la llegada de la recuperación económica!

¡Es momento de no olvidarnos de aquellos que la tragedia del Covid-19 amenaza con extenderse por muchos meses más!

¡Es momento que salgamos en ayuda de los que la pasan muy mal con esta crisis!

¡Es momento de pensar cómo puedo uno ayudar!

¡Es momento de unir esfuerzos!

¡Es momento de juntar víveres, juguetes, artículos de protección para aquellos que lo necesitan!

Pronto te diré mis ideas para que lo hagamos juntos, te invito a que compartas y te contactes conmigo y me platiques tus ideas. ¡En estos momentos todo suma!