¿Esparza busca refugio en las faldas de Müller?

A partir del par de auditorias que han mantenido “rejego” al rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) los morbosos han dejado correr sus chismes y han propuesto que Alfonso Esparza Ortiz busca refugio a las faldas de la esposa del presidente de la república, a quien la BUAP le otorgó una plaza definitiva como investigadora tipo A de tiempo completo.

Siendo preocupante para los nervios del rector, los esfuerzos emprendidos por el titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE) Francisco Romero Serrano, en busca de claridad por lo respectivo a los recursos destinados a Club Lobos así como de la ciclovía , las audaces hazañas con que se ha prohibido la entrada a los elementos de la ASE a la Tesorería de la universidad (además del borlote mediático emprendido en capricho del rector) han llevado a señalar que tal vez el nombramiento de Beatriz Gutiérrez Müller como académica de tiempo completo, sea en busca de permear la frágil estabilidad que por lo pronto posee la universidad.

Sin embargo, el Consejo Universitario aprobó con unanimidad la permanencia de Gutiérrez Müller debido a su trayectoria académica y no en afán de “blindar” a la institución, refiere el presidente de la Junta de Gobierno y Coordinación Política del Congreso de Puebla, Gabriel Biestro Medinilla:

“No es una razón por ahí, que a la señora Beatriz Gutiérrez Müller la tomen, es muy bueno; ella es una escritora, una investigadora, es un personaje que más allá de ser la esposa del presidente tiene una carrera propia en el periodismo, en la investigación y, qué bueno, pero no creo que sea un mensaje político y tampoco creo que haya que temer respecto a la Auditoria”.

Formando ya, parte de la comunidad universitaria en la máxima casa de estudios del estado, solo queda referir que es cierto, la trayectoria de la primera dama (y única en la historia del país en no fungir como tal) es innegable, sin embargo, no está de más recordar un pequeño refrán en afán de apelar a la sabiduría mexicana (dicen que los refranes son proverbios pequeños): El que con Lobos anda, Doctora, a aullar se enseña…