García Luna “no es el chapo”, su defensoría solicita nombres de testigos

La firma legal nombrada como defensa del ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Genaro García Luna, solicitó a la corte en Brooklin la identidad de los testigos en contra de su cliente por supuestos vínculos con el narcotráfico, bajo el argumento de que García Luna “no es el Chapo”, por lo que no representa ningún riesgo a la seguridad de quienes testifican.

Lo anterior en respuesta a la petición hecha el pasado 1 de diciembre de los fiscales del Departamento de Justicia de Estados Unidos, quienes solicitaron mantener secretos de manera temporal materiales que podrían revelar las identidades de posibles testigos o cuyos detalles podrían interferir en investigaciones activas.

En la misiva dirigida al juez Brian M. Cogan, el abogado César de Castro agregó que el ex titular de Seguridad Pública durante el gobierno de Felipe Calderón es “un preso modelo“, que no ha incurrido en alguna infracción durante su encierro y que sólo ha sostenido comunicación con su familia.

“Este Tribunal debe denegar la moción del gobierno de una orden que permita la divulgación diferida de algunos de los materiales que se pueden descubrir bajo la Regla Federal de Procedimiento Penal 16 porque cualquiera de las supuestas preocupaciones de seguridad expresadas por el gobierno no pueden ser superadas por el perjuicio a los derechos al debido proceso del señor García Luna (…) la defensa se encuentra en una desventaja significativa al oponerse a lo que es crucial información relevante para nuestra defensa”, subrayó la firma del litigante De Castro.

Agregó que el “el sufrimiento (de García Luna) es de un nivel mucho más alto que cualquiera sufrido por el Sr. Guzmán Loera”.

El representante jurídico de García Luna enfatizó que la petición de los fiscales para la no divulgación de ciertos materiales (entre los que se incluyen comunicaciones grabadas, documentos sobre propiedades y finanzas y fotografías) “se basa en las acciones tomadas por la Corte en relación con uno de los acusados más renombrados y violentos para ser juzgado en este Distrito, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera El Chapo.

“El abogado defensor del Sr. Guzmán Loera admitió que la divulgación de cierto material pondría en peligro la seguridad de los testigos en ese caso y no se comprometería a tomar ciertas medidas para evitar que la prensa descubra esa información si se divulgara únicamente a la defensa. El Sr. García Luna no es El Chapo. El Sr. García Luna no representa ningún riesgo para la seguridad de ningún testigo”.

De Castro añadió que el perjuicio sustancial que la divulgación diferida afectará a su cliente, quien ya vive un perjuicio “como preso obligado a prepararse para el juicio durante una pandemia mundial mortal. El mayor prejuicio que sufrirá el señor García Luna si la Corte acepta la moción del gobierno está más allá del prejuicio que enfrentó el señor Guzmán Loera”.

En su petición, los fiscales del Departamento de Justicia para evitar la divulgación de las identidades de los testigos indicaron que “el acusado (García Luna) y sus conspiradores podrían llevar a cabo una campaña de acoso, intimidación y/o violencia contra los testigos y sus familias antes del juicio, para castigarlos por su cooperación, disuadirlos de testificar contra él y frenar así la cooperación de otros”.

Por ello, en una carta dirigida al juez del caso, que es firmada por el fiscal federal Seth DuCharme, pidieron que los documentos se mantengan como clasificados hasta el 1 de marzo de 2021.