Llaman a auditoria a Alfonso Esparza Ortiz

Atendiendo con fina prontitud, el recién titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE) Francisco Romero Serrano, dio cita al rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) Alfonso Esparza Ortiz, para dar cuenta sobre dos cuestiones: la ampliación del ejercicio de 2018 y una visita domiciliaria por labores del presente año.

En busca de transparencia respecto a las actividades internas de la BUAP, la ASE manifiesta el termino de tiempos de impunidad y exige esclarecimiento de las diversas actuaciones administrativas sobre los recursos universitarios (bien descritas como sospechosas) desarrolladas por el actual rector.

Según lo expresado en voz de Esparza, “nunca había ocurrido” algo semejante y por más “inusual” que se presente, es menester entenderlo como necesario, puesto en el transcurso de estos últimos catorce años, el manejo del capital en la universidad se había desarrollado sin supervisión de las autoridades Fiscales, permitiendo entrever demasiadas posibilidades.

La fiscalización es una herramienta fundamental para el buen obrar de todas las instituciones. Dejando con beneficios de duda y breves certezas, de no haberse auditado (como bien se hace ahora) la BUAP se habría mantenido como una institución con falta de escrúpulos; siendo que representa la mayoría de las esperanzas estudiantiles dentro del estado, ya era momento de que la luz se hiciese entrar.