Sánchez Galindo no puede con el ambulantaje

Tal parece que el Secretario de Gobernación, René Sánchez Galindo, sigue el ejemplo de su ama, la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco, pues pese a que es su obligación enfrentar el problema de los vendedores ambulantes en el Centro histórico, prefiere hacerse de la vista gorda y echarles la culpa a los empresarios.
Vía rueda de prensa, el funcionario arremetió contra los empresarios diciendo que: “no aceptamos que esté círculo rojo de empresarios señalen que hay trato preferencial con los ambulantes y que a ellos se les persiga. Son doble cara porque piden apoyos para no detener a su personal con actividades informales y no ser sancionados como favores para ellos”.
No obstante, cabe recordar que el derecho de piso y los tratos realizados con los comerciantes informales no son de hoy, sino que comprenden una tradición de negligencia y corrupción sobre la cual se ha manejado la actual administración municipal.
Pese que a que la aglomeración de personas representa un riesgo de primer orden debido a la pandemia ocasionada por el virus del SARS-CoV-2, el Secretario solo tiene quejas y muy pocas acciones al respecto.
Por otra parte, enfaticemos que no es posible aplicar la ley a medias. Si bien el argumento principal de los vendedores que se establecen en vía pública es la necesidad de ir al día con sus gastos, muchos de los negocios que sí pagan impuestos permanecen cerrados acatando las medidas de seguridad y, además de contribuir al erario, son mayormente afectados puesto no son capaces de competir contra el comercio informal.
Si no da la talla, que tampoco ofrezca excusas. El problema del ambulantaje es algo contra lo que no han podido hoy, ni en años pasados.