Tráfico de animales se dispara tras contingencia sanitaria

Lugo de que la contingencia sanitaria originada por el virus del SARS-CoV-2 trajera consigo una ola de complicaciones económicas en el país, el tráfico de animales exóticos se ha disparado.

Los datos oficiales indican que entre 2019 y 2020 el número de especies aseguradas por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) aumentó 660 por ciento, de acuerdo con Ernesto Zazueta, presidente de la Asociación de Zoológicos Criaderos y Acuarios de México (AZCARM).

“En 2019, Profepa decomisó (alrededor de) 5 mil especies, y en lo que va de 2020, en tan solo 3 eventos alcanzó un número de casi 33 mil”, explica Ernesto Zazueta.

Al respecto, la Iniciativa Global contra la Delincuencia Organizada Transnacional advirtió que este incremento en el tráfico de animales ha sido producto del difícil entorno económico causado por la pandemia en el que se han visto envueltas comunidades cercanas a parques nacionales o zonas de refugio animal, cuyos habitantes han tenido que recurrir a la venta de especies como medio para subsistir.

“Comunidades en las cercanías de parques nacionales y reservas enfrentan un clima económico más duro. El turismo está diezmado por restricciones de viaje, por lo que más personas que dependen de él para ganarse la vida pueden ser empujadas hacia la caza furtiva y el comercio de vida silvestre como medio para ganarse la vida”, señala la organización no gubernamental en el estudio “Crimen y contagio. El impacto de una pandemia sobre el crimen organizado”.

La Iniciativa Global agrega que “el comercio ilegal de vida silvestre también se ha visto implicado en tendencias relacionadas con el coronavirus”, y pone como ejemplo que comerciantes con sede en China y Laos trafican productos de cuerno de rinoceronte como “curas” para el SARS-CoV-2.

En México, el 26 de noviembre pasado, autoridades de la Profepa, de la Fiscalía General de la República y de la Guardia Nacional catearon dos inmuebles en Iztapalapa, en la Ciudad de México, en donde aseguraron 15 mil animales de diferentes especies.

Muchos de estos animales estaban en condiciones de hacinamiento y algunos eran sujetos a protección especial. Entre las especies rescatadas se encontraban tortugas terrestres y “casquito”, “dragoncitos”, cocodrilos, guacamayas, tucanes, pericos cabeza amarilla y monstruos de Gila, especies protegidas por la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010.