Trump y Biden llegan a la recta final de la campaña mientras el virus se acelera

El presidente Donald Trump y el aspirante demócrata Joe Biden se encuentran en la última semana de campaña antes de las elecciones del 3 de noviembre, aunque el foco de la carrera presidencial se ha centrado en las últimas horas en el aumento de los casos de coronavirus y en el brote detectado en el personal del vicepresidente Mike Pence.

Trump afirmó que se había progresado en la lucha contra la enfermedad, incluso pese a que Estados Unidos registró un nuevo máximo en el número de infecciones diarias en los últimos días, mientras Pence seguía adelante con la campaña electoral el mismo domingo que se conocía que varios de sus asistentes habían dado positivo del virus.

Biden acusó al presidente de rendirse ante la pandemia, la cual ha provocado ya la muerte de unas 225.000 personas en Estados Unidos.

A ocho días para los comicios, más de 59,1 millones de estadounidenses ya han votado presencialmente o por correo, un ritmo que de mantenerse podría llevar a la participación más alta en más de un siglo, según datos del U.S. Elections Project de la Universidad de Florida.

El lunes, Trump se dirigirá a Pensilvania, donde tiene previsto acudir a mítines en Allentown, Lititz y Martinsburg. Pensilvania es uno de los estados pendulares en el que han puesto especial interés atención ambos candidatos. El presidente viajará también a Michigan y Wisconsin, así como a Nebraska, Arizona y Nevada.

Se prevé que Biden se quede el lunes en su estado natal, Delaware. También está previsto que viaje a Georgia el martes, con paradas en Atlanta y en Warm Springs, una ciudad con una población de unos 400 habitantes donde murió en 1945 el presidente demócrata Franklin D. Roosevelt, que tomó posesión del cargo durante la Gran Depresión y puso en marcha el programa de recuperación del “New Deal”.

La carrera por este estado sureño, que acabó optando por Trump en 2016 por un margen de unos 5 puntos porcentuales y que no ha dado su respaldo a un candidato presidencial demócrata desde 1992, refleja el esfuerzo de Biden por expandir el alcance de su partido mientras las encuestas muestran que se puede volver a producir una reñida contienda en el estado.

A pesar de la sólida ventaja de Biden en las encuestas de opinión a nivel nacional, la carrera presidencial en los estados pendulares o bisagra como Florida y Pensilvania podrían acabar decidiendo el resultado final.