Así fue como agarraron a “El Góber Precioso”

Desde el pasado domingo, la Fiscalía General de la Nación (FGR) determinó que el ex gobernador del estado de Puebla Mario Marín Torres, alias “El Góber Precioso”, se encontraba en la casa de su hermana en Acapulco, Guerrero.

De acuerdo con lo que publica Reforma, ese mismo día los fiscales federales solicitaron la orden judicial para catear el inmueble y montaron una vigilancia encubierta en las inmediaciones para que el ex mandatario poblano no escapara.

Para este operativo, a los agentes de la Agencia de Investigación Criminal que participarían les pidieron sus teléfonos para evitar fugas de información.

Antes de ingresar al domicilio, los únicos que sabían quién era el objetivo del operativo eran algunos mandos y oficiales de policía que, desde la Ciudad de México habían seguido la pista de Mario Marín.

Señalan que desde inicios de enero ya habían vigilado otros inmuebles.

Los elementos de operaciones especiales aseguraron a Mario Marín sin resistencia alguna. Lo esposaron, sin mayor complicación.

Al momento de la detención, Mario Marín vestía platera azul tipo polo, pantalón de mezclilla y tenis grises.

Un funcionario federal conocedor de los hechos declaró a Reforma que “hasta el momento en que catearon la casa, los agentes se enteraron quién era la persona buscada. El señor estaba temblando de miedo, pero no dijo nada”.

Mario Marín fue trasladado a la subsede de la Fiscalía en Acapulco, donde pidió hacer una llamada telefónica, y poco después al Aeropuerto Internacional de esa ciudad, donde abordó el avión que lo trasladó a Cancún.